La importancia de Özil

La mayoría de los mortales futbolmaníacos empezamos a conocer un poco más a Mesut Özil en sus actuaciones con la selección alemana durante la Copa del Mundo de Sudáfrica. Ya en Bremen venía demostrando que un jugador distinto había nacido para marcar una época y ser el adalid de un nuevo estilo del fútbol alemán. Fue en el mes de julio cuando destapó el tarro de las esencias y cogió las riendas de los teutones, enseñándole al mundo su elegancia, su clase, su visión de juego, llegada y gol.

En Madrid se está sintiendo cada vez más importante. Se ha asentado en tres cuartos de campo rival y ha decidido enseñar su fútbol al público del Bernabéu, escaso de talento desde hace unos años y acrecentado aun más tras la marcha de "CurroGuti".

Se trata de un jugador de asociación, con toque corto más que largo, mirada alta y balón al hueco. Con una capacidad rompedora en el recorte y una habilidad exquisita en el quiebro de cintura. Deja correr el balón entre sus piernas, lo mima y se desplaza como un cisne en el agua. O como un sapo en una charca, mejor dicho por su aspecto. Veo muchas similitudes entre el alemán e Iniesta de nuestras vidas. Son jugones y hay que cuidarlos. Tienen un trato de balón que roza el culto al cuero. Son jugadores raros. Por su habilidad y capacidad para el engaño parecen jugadores de barrio, de cancha de futbitol, pero su elegancia les convierte en artistas de salón.

Özil no va a ser menos y va a cargar con el peso de los buenos artistas. Se le acusará durante toda su carrera de ser intermitente, de no dar la cara en momentos grandes. Una irregularidad demagoga, a mi entender, porque podrá aparecer más o menos pero cuando el balón cae en sus pies se presiente algo distinto. A su favor cuenta con la temporada increcendo que está realizando a las órdenes de Mourinho que ha conseguido que el germano tome aplomo y responsabilidad. Y lo mejor, todo lo que hace tiene sentido. Cada vez juega más y mejor, cada vez más importante y más determinante.

A pesar de que Cristiano es la estrella mundial de este Madrid, por decisivo, más que por su importancia en el juego, el Mago Özil es el verdadero referente del fútbol madridista y de la mano de Xabi Alonso son los constructores y las esperanzas de los que deseamos ver un fútbol de alto nivel en el Santiago Bernabéu. Özil es exquisito y su fútbol una bendición para las verdes praderas de Chamartín.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

2 comentarios:

diego dijo...

Hala madrid

Jorge Cortizas dijo...

CHAPÓ! Increíble entrada tío jajaja, estudia periodismo deportivo que te sales jajaja

Publicar un comentario

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.